“Es insólito y un abuso de poder que no tiene precedentes”. Con estas palabras, Gustavo Peñalva opinó sobre la cautelar que le prohíbe a él y su esposa acercarse a los jueces y fiscales que investigan la muerte de su hija, Luján y de Yanina Nuesch. En respuesta, la familiar apeló a la medida y espera respuestas de la Justicia.

Según la cautelar solicitada por el fiscal Juan Molinatti y autorizada por la jueza Ana Zunino, los Peñalva tienen que permanecer a mil metros de distancia del ingreso a Ciudad Judicial. Tampoco pueden acercarse a los domicilios de los jueces y fiscales, algo que, según Gustavo Peñalva, nunca hicieron. “Esta cautelar demuestra que la Justicia salteña está cayendo muy bajo tratando de victimizarse y no permitiendo que un querellante se acerque a la Ciudad Judicial. Ellos son funcionarios y tienen que aguantar cuando la gente reclama”, enfatizó Peñalva en una entrevista con Central Policial por CNN Salta.

El papá de Luján Peñalva volvió a remarcar que detrás de la causa hay condimentos políticos y apuntó contra el procurador general de la provincia, Abel Cornejo, y el exgobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. “Nos complica saber que el Procurador tiene intenciones políticas y le cubre la espalda al exgobernador, quien en esa conferencia de prensa habló de un pacto suicida. Eso nos trajo todo este dolor. Ese mensaje nos dañó para siempre, y no nos dejó investigar”, sostuvo.

Finalmente, Gustavo Peñalva negó haber tenido problemas con la familia de Yanina Nuesch. “Compartimos el dolor pero las luchas diferentes. En un momento ellos nos quitaron el saludo y entendemos que habrán querido hacer el duelo, y cerrar todo esto. Nosotros no podemos hacer el duelo hasta que no sepamos la verdad”, destacó.