Entre noviembre y diciembre pasados se registraron siete posibles casos de reinfección de COVID-19. Todos se están investigando y hasta el momento no se pudo certificar ninguno de ellos. Tres se dieron en Tartagal, uno en Capital, uno en Orán, uno en Metán y otro en Rosario de Lerma, según el reporte de la situación epidemiológica en la provincia brindado el miércoles en una conferencia de prensa.

“Sabemos que la reinfección es probable "

De esas siete personas hemos descartado por estudios clínicos y epidemiológicos a cuatro. Continuamos avanzando con los estudios de los otros tres pacientes, dado que se necesita una técnica de biología molecular que es realizada en el laboratorio Malbrán, en Buenos Aires”, señaló la médica especialista en infectología y responsable del Programa de Prevención de Infecciones Asociadas al Cuidado de la Salud, Paula Herrera.

Herrera también precisó que el primero de ellos fue asintomático, el segundo con síntomas leves, hubo dos personas internadas debido al síndrome febril que presentaban hasta que se llegó al diagnóstico y luego fueron dadas de alta. “Sabemos que la reinfección es probable. El hecho que tengamos un diagnóstico previo de coronavirus no quiere decir que no podemos reinfectarnos, por eso debemos seguir cuidándonos”, manifestó Herrera, quien además aclaró que cada dos semanas el virus genera pequeñas mutaciones que en muchos casos no tienen implicancias clínicas.