La inseguridad es una constante en Salta y, en la mayoría de los casos, las víctimas son trabajadores que viven el día a día. La semana pasada, ladrones hicieron un boquete en una carpintería en la localidad salteña de San Luis y se llevaron todos los elementos de trabajo de su propietario. Además, en pleno centro de la ciudad le sustrajeron la bicicleta a una joven que trabaja en un servicio de cadetería. En ninguno de los casos pudieron recuperar los elementos.

El jueves pasado, Cristian salió a comprar insumos al corralón, volvió a su taller y se encontró con un boquete. Lo más angustiante fue que el lugar estaba desmantelado. Se habían llevado sus herramientas de carpintería, valuadas en un precio estimado de 600 mil pesos. “Se llevaron todo el fruto de nuestro esfuerzo”, contó el emprendedor de 34 años en una entrevista con Central Policial. “Lo hizo una persona muy profesional, o alguien que se tomó el tiempo para cavar”, destacó Cristian, quien pide ayuda para recuperar los elementos.

Días atrás, Emilia una joven repartidora realizaba una entrega en un Rapipago ubicado en la calle España, entre Mitre y Balcarce cuando se quedó sin principal medio de trabajo. Había entrado al local y por precaución dejó su bicicleta adentro. Mientras esperaba a la clienta, un hombre se llevó el rodado.

Cuando Emilia se dio cuenta salió a la calle y una mujer le advirtió que un hombre se la llevaba por la calle España. Corrió detrás de él pero no logró alcanzarlo, entonces llamó a la Policía. “Los policías me pidieron mi teléfono para comunicarme cualquier novedad pero tampoco me llamaron. No pasó más nada”, contó la joven, quien trabaja para mantener a su hija de 2 años y ayudar a su mamá.