A pesar de la prohibición por la pandemia de COVID-19, cada fin de semana se detectan entre 15 y 40 fiestas ocultas, la mayoría de ellas en la capital. Consideradas uno de los principales focos infecciosos del coronavirus, desde el Estado municipal buscan la forma de erradicarlas.

Para lograrlo, el Concejo Deliberante de la ciudad de Salta aprobó la ordenanza para que el Tribunal de Faltas aplique un método rápido para sancionar y ejecutar las multas por las fiestas clandestinas que atentan contra las medidas sanitarias y la salud de la población. El sistema contempla una sola audiencia, notificación de la sentencia en un plazo perentorio de 48 horas y la publicación en el Boletín Oficial del nombre de los organizadores.

La ordenanza que aprobaron los ediles capitalinos establece un procedimiento excepción para que la Justicia de Faltas Municipal tramite de manera sumarísima las infracciones que contempla la ordenanza 11.846 para las fiestas clandestinas. También determina la aplicación de un convenio con el Gobierno provincial para que el área de Seguridad elabore las actas de comprobación durante los operativos que realiza control comercial municipal.

“La pandemia ocasiona pérdida de vidas humanas, ha puesto en vilo a la economía, al sistema de salud, deteriora los lazos sociales y familiares y sin embargo, la realidad indica que mucha gente, lejos de tener una posición de responsabilidad social, organiza fiestas clandestinas que ponen en altísimo riesgo a la comunidad por ser super contagiadoras”, enfatizó la concejal autora del proyecto y titular de la comisión de Legislación General, Frida Fonseca.