La posibilidad de que una persona pueda volver a contraer coronavirus se convierte cada vez más en una certeza. En Tartagal, por ejemplo, confirmaron que hay tres reinfectados de COVID-19, que en esta segunda etapa presentaron cuadros diferentes a la primera vez.

El gerente del hospital “Juan Domingo Perón” de Tartagal, Juan Ramón López, dio detalles sobre la historia clínica de los pacientes. El primero, por ejemplo, tuvo síntomas la anterior vez y ahora es asintomático. Al segundo, que es médico y se habría contagiado de su pareja, le pasó al revés. No presentó síntomas cuando tuvo COVID -19 hace unos meses, y ahora sí. El tercero está en estudio pero su sintomatología, también se habría recontagiado.

Cada día que transcurre estamos más seguros de que con el COVID-19 nos podemos seguir sorprendiendo porque no se parece en nada a lo conocido. Si bien en la zona tenemos muy pocos casos, el único pedido que le hago a la población es que se cuiden, que sigan con las medidas de seguridad básicas y conocidas por todos porque estamos frente a una enfermedad sobre la que nadie puede dar demasiadas precisiones”, manifestó el médico.

La situación epidemiológica de Tartagal, y del resto de la provincia, está controlada a pesar del relajamiento social, en especial de las fiestas clandestinas que son una constante entre los jóvenes. El temor a un segundo brote está latente por lo que las autoridades sanitarias insisten en el cumplimiento del protocolo, que remarca el uso del barbijo, el alcohol en gel y el distanciamiento social.