Días atrás salió a la luz una aberrante noticias: abuelos y abuelas que vivían en un geriátrico de la localidad salteña de Orán fueron víctimas malos tratos. Además, familiares de una interna denunciaron que la mujer sufrió un abuso sexual dentro de la institución. Es por eso que le Fiscalía y autoridades provinciales viajaron al municipio para realizar un relevamiento en el hogar.

La situación se conoció a través del testimonio de un anciano no vidente que viven en el hogar “San Vicente de Paul”, quien envió un audio contando lo que los abuelos y abuelas padecían dentro del lugar. Por otro lado, una mujer denunció que su mamá fue víctima de un abuso. Ella manifestó que atendió un llamado telefónico de un número privado, escuchando la voz de una mujer que le dijo: “Hacé la denuncia, tu mamá fue abusada; la primera vez intentaron y la segunda vez fue abusada”, cortando la comunicación sin identificarse.

La señora, de 87 años, se encuentra alojada en el hogar desde hace unos 2 años y la hija dijo que la visita diariamente. Y que cuando le manifestó lo ocurrido a la encargada, la misma indicó que no tenía conocimiento de nada. La Fiscalía que interviene en el caso le solicitó al CIF que revise a la supuesta víctima.

Claudia Moyano, responsable del hogar, sostuvo ayer en diferentes medios locales que las denuncias por malos tratos a los abuelos y manejo irregular del dinero de los internos surgen porque la mitad de los empleados están en contra de su gestión. El hogar de ancianos San Vicente de Paúl cuenta con 20 abuelos internados, de los cuales 13 reciben una jubilación, dinero que queda en guarda en la administración y supuestamente es utilizado cada vez que los mismos lo requieren.