No relajarse con el protocolo sanitario y mantener los cuidados son las consignas imprescindibles para frenar los contagios de coronavirus en la provincia especialmente porque, según adelantó el gerente del Hospital Oñativia Marcelo Nallar, se espera un pico de casos para las próximas cuatro semanas.

La situación epidemiológica de la provincia se analizó el martes pasado en una reunión entre el gobernador, Gustavo Sáenz, y miembros del COE con gerentes de los hospitales públicos, y sanatorios privados de Salta. “En cuatro semanas nos espera un pico importante, pero no sabemos cuándo exactamente”, adelantó el médico, quien además manifestó su preocupación por el aumento de contagios en jóvenes. “Actualmente tenemos pacientes que están internados hace 150 días, son pacientes que denominamos post COVID, es decir ya no tienen el virus pero tienen las secuelas”, detalló.

Por otro lado, Nallar contó que actualmente los hospitales tiene una gran cantidad de pacientes internados por otras patologías. Se está tratando de darles el alta para que continúen los tratamientos en sus casas y así despejar los centros de salud. En el Hospital San Bernardo, por ejemplo, se reprogramaron las cirugías no urgentes y desde mayo se suspenderán los controles en los consultorios ambulatorios. “Hoy por hoy conocemos mucho más sobre la enfermedad, sabemos qué cosas no hay que hacer. La cuarentena prolongada dictada por nación el año pasado no es efectiva”, remarcó Nallar.