Hasta el 28 de febrero se mantiene la restricción de circulación nocturna. Esto significa que los locales gastronómicos deben cerrar a las 2 de la madrugada, y también está prohibida la conglomeración de gente en espacios cerrados. Sin embargo, las fiestas clandestinas son una constante. El fin de semana pasado, clausuraron 13 en diferentes ciudades de la provincia.

Mientras los establecimientos educativos se organizan para el regreso a clase en base al protocolo sanitario, los bares están colmados de gente y siguen las fiestas clandestinas sin distanciamiento y sin barbijo. Los 13 eventos clausurados durante el fin de semana se desarrollaron en Capital, San Lorenzo, Cerrillos, Metán, General Mosconi, El Quebrachal, Pichanal y Tartagal. Se sancionaron a responsables y concurrentes previa consultas a las fiscalías correspondientes.

Además se labraron 838 actas de infracción en total por distintos incumplimientos a las normativas sanitarias. En su mayoría por no usar tapa boca, circular fuera del horario establecido, reuniones masivas, entre otros. Por otro lado, se realizaron controles en comercios y locales gastronómicos, donde se infraccionaron a 78 por incumplimientos a los protocolos sanitarios y distintas contravenciones.