Cuando nació Cristofer Thiago García no llegaba a pesar un kilo. Era un bebé prematuro y frágil que desde el primer minuto de vida tuvo que lugar por vivir. Hoy es un ejemplo de fortaleza que llena de orgullo a sus papás, y el equipo médico del Hospital Materno Infantil.

El pequeño llegó al mundo a las 26 semanas de gestación, y fue diagnosticado con broncodisplacia pulmonar, que complicó su estado de salud. Pasó por cirugías y su corta vida se convirtió en un ir y venir a controles, y en tratamientos. Luego contrajo COVID-19 en septiembre y se complicó su cuadro pulmonar. “Mi hijo era una bomba de tiempo, se nos podía ir en cualquier momento. Cuando tuvo Covid-19 el pronóstico era peor por su broncodisplacia pero gracias a Dios respondió al tratamiento”, contó su mamá.

Tiago Garcíaviral

Después del coronavirus, la lucha del Cristofer Thiago siguió. Lo ingresaron al Hospital Materno Infantil porque le habían detectado que tenía el corazón más grande de lo normal. Allí lo operaron y respondió bien al tratamiento. Poco a poco, el pequeño salió adelante y superó cada obstáculo. Esta semana le dieron el alta. “Estoy muy agradecida con este hospital que lo atendió, el hospital fue el que le salvó la vida a mi hijo”, finalizó su mamá.

Tiago Garcíaviral