Desde el próximo sábado y hasta el 31 de enero regirá la restricción de circulación nocturna en Salta. La medida no afecta al sector gastronómico que desde diciembre trabaja hasta las 2 de la madrugada. “Es una hora límite que nos permite trabajar como lo venimos haciendo hasta ahora. Menos sería terminal para nuestro sector”, opinó Eduardo Kira, presidente de la Cámara de Hoteleros, Gastronómicos y Afines, en una entrevista con El Tribuno.

Cuando se decretó el estado de aislamiento social, preventivo y obligatorio, los locales gastronómicos tuvieron que cerrar sus puertas, al igual que otros rubros, y se les permitió la venta a través de delivery. Cuando fueron habilitando actividades hubo idas y vueltas respecto a la apertura de los bares y restaurantes. Finalmente se autorizó que trabajen en espacios abiertos, con distanciamiento social, cupo máximos de personas y hasta las 2.

En el Paseo Güemes, la Municipalidad autorizó que se corten las calles a la noche para que los gastronómicos puedan colocar sus mesas allí. Desde entonces se ve un importante movimiento de gente que favorece los ingresos del sector. “Nosotros acompañamos las medida de horarios, sólo pedimos a la gente que redoblemos los esfuerzos y cuidados”, agregó Kira.

De acuerdo a la nueva resolución, a las 2 se corta la circulación en la calle, por lo que las personas deberán organizarse con el tiempo para no quedar expuestos en el horario prohibido. Por su parte, los empleados gastronómicos contarán con una hora más (hasta las 3 am) para trasladarse a sus casas.