Agustín Morales recibió la pena de 19 años de prisión por asesinar a su abuela, María Leonor Gine, el 27 de marzo de 2020. Los otros dos acusados, Federico Detzel y Tania Aguirre quedaron absueltos por el beneficio de la duda respecto a los delitos de homicidio calificado y encubrimiento agravado, mientras que sí recibieron la pena de seis meses de prisión condicional por violar las medidas sanitarias en contexto de pandemia. La última condena es excarcelable por lo que Detzel y Aguirre quedaron en libertad pero deberán cumplir con normas de conductas.

Minutos antes de conocer la sentencia, Agustín Morales tomó la palabra para pedirle al Tribunal que no le imponga la pena de condena perpetua y que estaba dispuesta a pagar por lo que había hecho. También le pidió perdón a su familia. “Estoy dispuesto a pagar si cometí un error y hacer mérito para salir mejor. Ya sea haciendo algún oficio, estudio o lo que sea. Pero realmente una perpetua significa perder la esperanza. Quiero pedirle perdón a toda mi familia por los errores cometidos en todo en mi vida, y si esto fue algo que yo cometí también. También que se sepa la verdad si estas dos personas que están sentadas ahí son inocentes, que así sea”, manifestó el joven quien días atrás había asegurado que no recordaba nada de lo que había sucedido.

La representante del Ministerio Público Fiscal, Mónica Poma, había solicitado la pena de prisión perpetua para Agustín Morales, por considerarlo autor del delito de homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento, alevosía, criminis causa, y por mediar violencia de género en concurso real con violación de medidas sanitarias en un marco de pandemia.