El 11 de marzo fue la última comunicación que Luis Antonio López tuvo con su familia en Salta. Hace tres meses, el joven oriundo de Tartagal se había mudado a Neuquén para trabajar pero, según cuenta su hermano, no atravesaba un buen momento económico. Desde ese último llamado telefónico no saben nada de él.

José López, su hermano, contó que Luis tenía trabajos temporales en Neuquén pero que en el último tiempo se había quedado sin dinero para solventarse. “El primer tiempo alquiló en una casa y después se mudó a un mono ambiente en la Capital de Neuquén. El dueño del lugar nos contó que mi hermano se había ido de ahí con un bolso y un colchón. Calculamos que eso fue el 11 de marzo”, explicó en Central Policial.

También se sumó el relato de un testigo que conversó con él en la terminal de Neuquén. “El chico se llama Chato Miranda, y él viajó a Tartagal. Nos contó que mi hermano le dijo que quería volver a Salta pero que como no tenía dinero se iba a ir a Mendoza a buscar trabajo. También remarcó que tenía un bolso y un colchón”, relató José. “Me comuniqué con una unidad de búsqueda de personas en Neuquén. Me dijeron que estaban rastrillando la zona de la terminal pero después no me respondieron más”, agregó.

Más allá de los testimonios y de las conjeturas sobre las posibles decisiones de Luis, la realidad es que hace un mes su familia le perdió el rastro por completo. Piden que si alguna persona sabe algo sobre su paradero se comunique con José al 3873600965.