El martes pasado hubo tensión en la puerta del hospital público de Orán cuando un grupo de médicos y vecinos del municipio impidieron que retiren dos ambulancias de alta complejidad del lugar. Algunos se pararon frente a las unidades, e incluso una mujer subió a bordo de una de ella a modo de manifestación.

Ese día, el titular del SAMEC explicó que la idea era trasladar las ambulancias desde Orán hacia la Capital para realizarles el mantenimiento reglamentario y autorizado por el Ministerio de Salud de la provincia para luego regresarlas a la comuna. También denunció que los trabajadores buscaron las ambulancias fueron agredidos por los manifestantes.

Al respecto, el intendente de Orán, Pablo González, explicó que las unidades quedarán en Orán y serán equipadas oportunamente. “Las ambulancias deben ser reequipadas para un mejor servicio, se hará a posteriori y de manera programada, para que nadie piense que los vehículos se van y no van a volver”. aclaró a InformateSalta.

El jefe comunal también lamentó el momento de tensión que se vivió fuera del hospital. “Hay una situación de ánimos caldeados desde lo social tras lo que fue el impacto de la pandemia, pero debemos llamaron a la reflexión, trabajar más y renegar menos, considero que la decisión del ministro es la que corresponde”.