El Gobierno provincial presentó ayer en la Legislatura los lineamientos de gastos e ingresos para el próximo año.  Al gabinete del gobernador Juan Manuel Urtubey le preocupa que la crisis se profundice en 2019.

Para evitar un impacto social presentó el proyecto de Presupuesto provincial que contempla un fuerte incremento en los programas alimentarios, que sumarán $2.430 millones.

En su cuenta de Twitter, el Gobernador había anticipado que sería "un presupuesto equilibrado con un fuerte crecimiento en gastos sociales, educación, salud y obra pública".

Según publica El Tribuno, el ministro de Economía, Emiliano Estrada, no fue muy optimista al analizar el contexto internacional, que muestra una mayor suba de las tasas de intereses, y mucho menos el escenario nacional: marcó la falta de liquidez, el alto endeudamiento y una economía en recesión.

El dinero para la tarjeta social, con 87.650 beneficiarios, se incrementará un 43%. Se destinarán $239,4 millones contra $342 millones de 2017. En este caso, será mayor el aporte de la Provincia ($100 millones) ya que la Nación congeló las transferencias en $128 millones.

Ante la escalada inflacionaria, se inyectarán $4 millones a los comedores infantiles, que recibirán en total $12,8 millones. Los 6.426 jefes de hogar son asistidos a través del programa Comer en familia. En este caso, la ayuda se elevará un 86%. Los montos pasarán de $ 12,4 millones a $ 23,1 millones en 2019.

Respecto a la obra pública, la inversión más importante se hará en agua y saneamiento con $1.481 millones y para viviendas se destinarán $958 millones. Educación recibirá $768 millones.