Vecinos de la localidad de Orán, una de las más afectadas por el brote de coronavirus en la provincia, realizaron una caravana para reclamar que en el hospital no se está utilizando la máquina de extracción de plasma donada por el salteño Luis Pinola radicado en Estados Unidos.

Pinola envió la máquina de aféresis de sangre a su ciudad natal, Orán, cuando supo que la pandemia golpeaba fuerte a la comunidad. Tras idas y vueltas, la máquina llegó a Orán pero desde aquel momento hasta la fecha aún no fue puesta en funcionamiento. Enterado de la situación, el empresario salteño amenazó con enviar el aparato a otro lugar donde le den un uso.

Días antes al reclamo de los vecinos, el gerente del hospital de Orán, Guido Flores, había manifestado que el hospital nunca pidió una máquina de plasma porque no se necesitaba plasma. Pinola le respondió: "por supuesto que no me la pidieron, pero lo hice por los problemas que vi en Orán. La máquina es para el pueblo, no para el doctor Guido Flores".

Al respecto, el ministro de Salud de la Provincia, Juan José Esteban, declaró a medios oranenses que esta semana llegarán los técnicos y médicos para probar los kits en la máquina donada por Pinola. "Si bien los kits pertenecen a la máquina de última generación que está instalada en Salta, creemos que no tendrán problemas con la máquina de Orán que es un modelo más viejo", aclaró.