El 1 de junio entra en vigencia el conflictivo régimen que obliga a los trabajadores de frontera a regularizar su situación, y pagar impuestos como importadores/exportadores.


Esta será una semana clave en cuanto al conflicto en la frontera por el nuevo régimen de importaciones simplificado, a través del cual los bagayeros deberán regularizar su situación impositiva.

A pesar de la prórroga para la inscripción en AFIP, el administrador de Aduana Orán, Edgardo Beretta, explicó a emisora La Diez de Orán, que hay pocos inscriptos entre los “trabajadores de frontera”: “En este impase, que termina a fin de mes, la realidad es que muy pocas personas se inscribieron como importador/exportador,” y destacó que hasta ahora lo único con lo que se logró avanzar fue en encauzar el paso de mercadería, con un área de control integrada.

El funcionario remarcó que se encuentran a la espera de la fecha en que se hace efectivo el régimen, y agregó que “nosotros tampoco sabemos que va a pasar después del 1 de junio”.

De acuerdo a las nuevas reglas del juego, a través de Aduana solo podrán pasar los bagayeros que cumplan con la normativa: mercadería que incluya textiles y calzado, todo nuevo, sin uso y sin reacondicionar, por el valor diario de hasta 500 dólares. A su vez, los trabajadores de frontera deberán abonar hasta un 70% correspondiente al derecho de importación, así como no contar con antecedentes penales. Este y otros puntos son algunos de los que los bagayeros cuestionan fuertemente, ya que el impuesto se queda con un alto porcentaje del ingreso, y casi todos cuentan con antecedentes penales.




Comentarios