La campaña de las elecciones generales en Rosario sumó ingrediente inesperado este martes con la acusación de la concejala Ana Laura Martínez contra Pablo Javkin. A partir de una denuncia contra su hijo y la viralización de imágenes tras una agresión en la escuela a la que asiste, atribuyó al Frente Progresista la “utilización de un incidente que tiene que ver con menores”.

//Mirá también: En plena sesión la concejala Ana Laura Martínez reveló una situación de abuso

Responsabilizo con mucho dolor al intendente”, expresó la edila de Juntos por el Cambio sobre la repercusión que tuvo en redes sociales el conflicto del último viernes en el Instituto Fisherton de Educación Integral (Ifei). Al respecto, agradeció la “contención, el amor y la charla” que le brindaron en el establecimiento después del episodio.

Minutos más tarde, Javkin recogió el guante a través de Twitter y advirtió: “Espero que reflexiones y no mientas más”. El titular del Palacio de los Leones se mostró sorprendido por la situación.

//Mirá también: “Quitamos un patrullero a vecinos y encima se hace mal”, se quejó Pablo Javkin

El caso tomó estado público a raíz de la denuncia de Gabriela Giménez, que integra la lista para ingresar al Concejo de Granadero Baigorria por el Frente Progresista. Se trata de la madre del adolescente que sufrió fracturas en sus dedos. La mujer dijo que el niño fue agredido por uno de los hijos de Martínez y Fabián Rufa, que tiene 14 años, pero negó haber hecho un uso político de la situación.

A través de un video publicado online, Anita sostuvo que la dirigente violó la intimidad de los menores de edad involucrados en altercado. Luego remarcó que la mujer “es candidata a concejal del intendente” rosarino, aunque vive en la ciudad vecina.

El adolescente tuvo que ser atendido en el Hospital Alberdi luego de los golpes que recibió.

Hay miserias en las que no se debe caer jamás. Construí con vos una relación honesta de años, pero este límite que cruzaste no te lo puedo permitir”, le respondió Javkin a Martínez. Luego anunció: “Al menos de mi parte, el debate continuará por los canales legales que corresponda”.

Giménez asegura que Rufa incentivó los golpes y añadió que varios testigos declararon ante la Justicia. “Mi hijo no pegó en ningún momento ni participó de la pelea, fue agredido en el piso”, manifestó en un reportaje con Radio 2. Luego rechazó las acusaciones de una denuncia con fines políticos porque la madre de otro de los adolescentes implicados es Vanina Procopio, que también pertenece a Juntos por el Cambio.