En su segundo partido en Primera, Tomás Jacob les dio un susto grande este lunes a los hinchas de Newell’s y a sus compañeros durante el partido con Unión. El defensor casi hace un gol en contra cuando intentó bajar la pelota en el área y lo salvó Ramiro Macagno con una atajada impresionante.

La jugada se registró en la última parte del primer tiempo, cuando el Tatengue estaba mejor parado en la cancha pero no aprovechaba sus chances para convertir. En ese momento, el defensor retrocedió con su marca y trató de parar el balón con el pecho, pero el resultado no fue el esperado.

El centro desde la derecha en el minuto 42 dejó a la hinchada rojinegra con el corazón en la boca. El arquero de la Lepra reaccionó bien y voló contra su palo derecho para evitar que la pelota se metiera.

Después esa jugada desafortunada, Jacob tuvo otras intervenciones más positivas. En el complemento, apenas después del primer tanto de Newell’s, el lateral derecho estuvo a punto de meter un gol, pero esta vez en el arco rival. En este caso, remató a a la salida de un córner y el balón pegó en el travesaño después de un desvío.

El defensor rojinegro tiene apenas 17 años y debutó en Primera División en la fecha anterior. El entrenador Adrián Taffarel lo puso junto a otros dos juveniles que tuvieron su chance de arranque como profesionales en el duelo con Independiente.