Después del grito enloquecido que compartió con miles de hinchas en la victoria ante Independiente en el Coloso del Parque de la Independencia, Román Bravo firmó su primer contrato profesional en Newell’s. El club lo anunció este lunes y el delantero contó además contó por qué le dedicó el golazo a su hermano fallecido.

//Mirá también: Román Bravo le dedicó a su hermano fallecido el golazo de su debut en Newell’s

“Siento mucha felicidad, creo que es una recompensa que me debía después de haberla peleado tanto”, expresó el futbolista de 20 años. La Lepra decidió formalizar el vínculo con el jugador hasta diciembre de 2024 luego de la volea que cortó una racha de seis fechas sin triunfos.

El juvenil nacido en Rafaela comenzó a vestir la camiseta rojinegra en la novena división de inferiores. Se mudó a Rosario en 2015 y se instaló en la pensión en busca de convertirse en profesional. Al respecto, recordó: “Desde que llegué, me sentí muy identificado con el club. Me tocó alentar a Newell’s desde la tribuna”.

Bravo posó junto a un cuadro de Diego Maradona y el escudo de la Lepra.

Bravo reveló que su hermano mayor falleció en prisión en 2019. Tenía 30 años y ambos hablaban permanentemente. “Me decía que cuando yo llegara a Primera, él siempre iba a estar alentándome”, comentó.

//Mirá también: Tenía examen y se volvió viral por ir a estudiar a la cancha de Newell’s

El día después del debut, el rafaelino contó que se le llenaron los ojos de lágrimas cuando convirtió y el recuerdo de Juan fue inevitable. Al respecto, aseveró: “Sé que estuvo conmigo y desde arriba lo gritó como un hincha más”.

El futbolista se declaró hincha de Newell’s a pesar de que su papá es fanático de Boca. En un reportaje con Canal 3 confirmó que lo bautizaron en homenaje a Juan Román Riquelme, que atravesaba uno de los mejores momentos de su carrera cuando nació el delantero rojinegro.

“Cuando vi que la pelota entró, no sabía cómo expresar la alegría que tenía. Se me vinieron muchas cosas a la cabeza”, admitió Bravo sobre lo ocurrido este domingo en el Coloso. El derechazo decretó una victoria impensada por lo que había hecho la Lepra, que además había sufrido una expulsión, y el jugador le mandó saludos a toda su familia, que finalmente había ido a verlo a la cancha.

El rafaelino debutó en Primera División en lugar de Pablo Pérez, que salió de la cancha en el minuto 14 del segundo tiempo. Pasada la media hora de juego, un rechazo de cabeza de Juan Manuel Insaurralde le dio la chance de poner la pelota en el ángulo para sellar el triunfo en Rosario.