Después de siete años y el reciente rechazo del pedido de arresto de los imputados, este miércoles solicitaron prisión perpetua para dos policías por el homicidio de Michel Campero. Se trata de un comisario de la fuerza y su hijo, ambos bajo sospecha de haber asesinado a un joven de 23 años en Granadero Baigorria tras la persecución que comenzó con el robo de una moto.

//Mirá también: Revocaron el sobreseimiento del hijo de un comisario por un presunto caso de gatillo fácil

El fiscal Gonzalo Fernández Bussy considera coautores del crimen a Jesús Dal Lago y su padre Omar. Hace un mes, el encargado de la acusación y la querella solicitaron que fueran detenidos en vísperas del debate oral, pero la Justicia determinó que no había peligro procesal en las circunstancias actuales.

Según la hipótesis de los investigadores, el menor de los imputados fue asaltado la noche del 6 de enero de 2014, cuando iba en moto con su esposa e hijos. Dos personas que iban en un segundo vehículo lo amenazaron con la réplica de un arma de fuego y huyeron en ambos rodados.

//Mirá también: Agravaron las penas a la mayoría de los policías del caso Campos-Medina

Dal Lago estaba en franco de servicio en ese momento y regresó a su casa luego del incidente. Junto a su papá decidieron salir a buscar a los delincuentes en auto y él subió como acompañante.

Denuncia de gatillo fácil en Granadero Baigorria

A pocas cuadras de allí vieron a Campero mientras manejaba el vehículo robado a la par del rodado rojo utilizado en el asalto previo. En medio de la huida, el joven se separó del otro sospechoso cuando llegaron al cruce de Silvestre Begnis y Callao. desde allí siguió solo mientras le disparaban desde el Renault Clio para que frenara.

De acuerdo a la evidencia del Ministerio Público de la Acusación (MPA) Los policías balearon al muchacho en la espalda y éste chocó contra un colectivo. Más tarde lo atendieron en el Hospital Eva Perón y falleció a raíz de las heridas sufridas.

La entonces jueza Alejandra Rodenas sobreseyó a los Dal Lago, pero el fallo se revirtió en instancias diferentes. Al comisario lo procesaron en 2016 y luego la Corte Suprema aceptó un recurso de queja sobre su hijo. El proceso que comenzó en el viejo sistema conclusional ante la denuncia de gatillo fácil llegó finalmente a juicio oral ante el tribunal integrado por Rafael Coria, Hebe Marcogliese y Florentino Malaponte.