La Fiscalía pidió 12 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua para ejercer cargos públicos para el fiscal regional, Patricio Serjal. Se lo acusa de liderar una asociación ilícita para proteger el juego clandestino.

Los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery, Serjal (44), detenido en agosto de 2020 y con prisión domiciliaria desde febrero de 2021, “lideró y organizó una asociación ilícita en concurso ideal, que tenía como objetivo usufructuar el dinero ilícito proveniente de la recaudación generada por una red de casas de juegos de azar ilegal y/o apuestas efectuadas por medios electrónicos”.

También lo acusaron de los delitos de “cohecho pasivo agravado, falsedad ideológica de documento público agravado por su condición de funcionario público y en concurso real con peculado de servicios y omisión de persecución”. Es por ello que solicitaron que la pena de prisión sea efectiva y que además se le imponga a Serjal inhabilitación absoluta y perpetua y una multa de 90.000 pesos.

Pedido de prisión para Néstor Ugolini

En la misma audiencia, los fiscales pidieron cinco años de prisión efectiva para Nelson Ugolini, un empleado de la fiscalía acusado de integrar la asociación ilícita, en carácter de autor. Según la investigación, Ugolini era el nexo entre el jefe de fiscales Serjal y el fiscal de primer grado, Gustavo Ponce Asahad, ya condenado en un juicio abreviado al que llegó como imputado colaborador y aceptó la pena de tres años de prisión efectiva.

En esa misma causa otro integrante de la asociación ilícita que también fue condenado en un juicio breve es Leonardo Peiti, un empresario que contaba con una red de casas de juegos clandestinos y admitió haber pagado “coimas” a los fiscales Serjal y Ponce Ashad a cambio de información reservada y para “desviar” cursos de causas que lo incriminaban.

La red criminal cuyo liderazgo se le atribuye al ex fiscal regional Serjal estaba integrada además por el comisario retirado de la policía de Santa Fe Alejandro ‘Pipi’ Torrisi, quien también admitió en un juicio abreviado integrar esa asociación ilícita y fue condenado a 3 años de prisión. Otro de los imputados en la causa, a quien se le atribuyó controlar las casas de juegos ilegales y prestar dinero en cheques, fue David Alejandro Perona, quien murió por coronavirus en noviembre de 2020.