A pesar de la situación sanitaria que atraviesa la provincia de Santa Fe y las restricciones que se implementaron el fin de semana, los encuentros clandestino no se terminan. Dos inspectores terminaron en el hospital por ser golpeados al intervenir en una fiesta clandestina.

//Mirá también: Más de 90 jóvenes asistieron a fiesta clandestina en Villa Gobernador Gálvez

Durante el fin de semana se clausuraron siete comercios, según detalló Carloina Labayru, secretaria de Control, en diálogo con Radio2. La mayoría de los locales eran gastronómicos que durante el fin de semana solo podían funcionar bajo la modalidad take away o delivery.

En uno de los locales, al ser inspeccionados, mandaron a sus clientes a esconderse en los baños para evitar que los clausuren, pero fueron descubiertos. Además se labraron actas para una barbería, una sala de ensayos y una cancha de fútbol 5.

Además, dos inspectores resultaron heridos al querer desactivar una fiesta clandestina que se realizaba en Avenida del Rosario al 1200. Los funcionarios tuvieron que ser trasladados al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Por este episodio, cuatro personas terminaron detenidas pero 40 lograron fugarse.

//Mirá también: Clausuraron estudio de arquitectura por una fiesta clandestina en Pichincha

Otra clandestina fue desactivada en Alvarado al 1400, donde 11 personas fuero detenidas. Además, Labayru detalló que se secuestraron 67 vehículos: 22 circulaban sin los permisos correspondientes y a otros 45 les faltaba documentación y cuestiones de seguridad del propio vehículo.