La Justicia rosarina ordenó que continúe bajo arresto domiciliario el exfiscal regional Patricio Serjal, uno de los principales involucrados en la causa sobre juego clandestino. De la misma forma, se prorrogó la prisión preventiva efectiva de Gustavo Ponce Asahad, quien también formaba parte del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

//Mirá también: Por cuestiones de salud, otorgaron a Serjal prisión domiciliaria

Fuentes oficiales confirmaron que hubo un acuerdo entre las partes para mantener la medida cautelar dictada a fines de febrero para el imputado que estuvo al frente del organismo en la ciudad hasta julio.

El nicoleño pasó casi seis meses tras las rejas hasta que se pudo acreditar que tenía problemas de salud y permitieron que regresara a su casa con una tobillera electrónica, aunque los fiscales habían pedido recientemente que volviera a prisión.

//Mirá también: Juego clandestino: Serjal seguirá con prisión domiciliaria

A diferencia de lo que ocurre con quien fue su jefe, Ponce Asahad permanecerá detenido bajo custodia policial, la misma situación en la que quedó desde que lo acusaron formalmente a mediados del año pasado. Tanto en su caso como en el de Serjal, la jueza Eleonora Verón resolvió que las medidas se extiendan hasta el 8 de julio.

Además de los exfuncionarios rosarinos, el MPA imputó recientemente a la fiscal de San Lorenzo, Melisa Serena, a partir de las pruebas recolectadas dentro de la causa sobre juego clandestino. Aunque no la consideran parte de la organización delictiva, entienden que incumplió su deber y omitió perseguir delitos en el cordón industrial.