Luego de la orden de prisión preventiva para Leonardo Peiti en Rafaela, Rosario volverá a ser el centro de atención en torno a las investigaciones sobre juego ilegal. La fiscal de San Lorenzo, Melisa Serena, será citada a audiencia imputativa este miércoles a más de tres meses del secuestro de su teléfono celular como parte de la primera causa.

La funcionaria del Ministerio Público de la Acusación (MPA) está bajo sospecha a partir de una serie de mensajes de audio que intercambió con Nelson Ugolini, un empleado del organismo. En la conversación se referían a la posibilidad de que la pesquisa implicara al senador departamental Armando Traferri.

En diciembre, los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery ordenaron el secuestro del teléfono celular de Serena a raíz de ese hallazgo. Sin embargo, desde entonces no consiguieron que ella aportara la información necesaria para desbloquear el iPhone y así acceder a los datos del mismo para los peritajes de rigor.

Una vez que se lleve a cabo la audiencia, la integrante del MPA será la cuarta acusada formalmente en relación a la causa que estalló gracias a la declaración de Peiti en julio como imputado colaborador. El testimonio del empresario derivó en la renuncia de Patricio Serjal como jefe regional del organismo, mientras que el fiscal Gustavo Ponce Asahad fue destituido por la Legislatura y permanece tras las rejas luego de ser imputado.