El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin fueron abucheados y recibieron todo tipo de insultos al participar de la marcha en reclamo de seguridad que tuvo su epicentro en el Monumento a la Bandera.

//Mirá también: Omar Perotti consideró “inaceptables” los niveles de violencia en Rosario

“Hablamos con el intendente esta mañana y nos habíamos comprometido con la familia de Joaquín a estar presentes hoy acá”, dijo Perotti, en referencia a allegados a Joaquín Pérez, el joven que fue brutalmente asesinado la semana pasada para robarle su auto.

Pablo Javkin en la protesta por seguridad en Rosario. (@MauroYasprizza)

De hecho los propios familiares del arquitecto debieron calmar a la gente presente en la protesta, que pedía a gritos a las autoridades que se retiraran. “Por favor, sin violencia, porque fue la violencia la que se llevó a mi hermano”, dijo Leandro Pérez.

Incluso el muchacho agradeció a Perotti y a Javkin haberse presentado. “Al menos dieron la cara, que era lo que pedíamos. Y es todo un gesto porque sabían que los iban a abuchear”, sostuvo ante los medios.

Perotti en la protesta contra la inseguridad

“Los políticos deben reaccionar, los rosarinos no podemos seguir anestesiados porque esto no puede seguir así”, cerró el hermano de una de las últimas víctimas fatales de la ola de crímenes que azota la ciudad.

Tanto Perotti como Javkin, quien acudió acumpañado de la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck, se quedaron dialogando con varios manifestantes, muchos de ellos familiares de víctimas de la inseguridad.

//Mirá también: “Griten ‘justicia’ conmigo”, pidió hermano de Joaquín Pérez por nueva protesta

Posteriormente, y ante la evidente tensión, el gobernador se retiró del lugar, que estaba lleno de manifestantes con pancartas y fuertes reclamos de Justicia y seguridad.