Después de su reencuentro en Europa hace algunos meses, Natalia Borges recorrió Argentina por primera vez junto a Ezequiel Lavezzi. Este sábado anticipó que quiere visitar Rosario de nuevo para “ver más” de la ciudad, pero tachó de inmediato el posible regreso del exfutbolista, quien se retiró hace un año.

“No quiero que vuelva a jugar porque quiero que esté conmigo todo el día”, exclamó sonriente la modelo en un video publicado en redes sociales.

A partir de una serie de preguntas de sus fans, demostró que no tiene nada que envidiarle al “Pocho” a la hora de las bromas y hasta llegó a declararse hincha de la Academia. Cuando le consultaron cuánto tiempo llevaban juntos, la brasileña replicó: “Hace dos días, pero estoy muy enamorada de él”.

A través de su cuenta de Instagram, Borges se mostró feliz de estar al lado de Lavezzi desde que compartieron la cuarentena de los primeros meses de la pandemia en la isla caribeña de Saint Barth. Ahora se dieron el gusto de pasear por la Patagonia y también pasaron unos días de descanso en familia en Rosario.

A pesar de los viajes, la modelo afirma que el exfutbolista “no está nada gordito, está hermoso”. Minutos después, agregó en otra historia: “Lo estoy entrenando yo, mucho”.

La brasileña destacó que se encontró con “paisajes hermosos” en el sur argentino y también disfrutó mucho de la comida a pesar del frío. “Empecé a tomar mate y me gusta con miel, no sin nada”, acotó respecto de los nuevos hábitos que incorporó junto al “Pocho”.

Por otro lado, la novia del ex Nápoli y PSG dejó en claro que tiene muy buena onda con Tomás Lavezzi, el hijo del villagalvense. Al respecto, aseguró que “es un príncipe, lindo y educado”. Finalmente, remarcó que la relación está en un buen momento y dijo: “No soy celosa porque no él me da motivos”.