Un enfermero del Hospital Roque Sáenz Peña que tenía las dos dosis Sputnik V murió como consecuencia del coronavirus. Tenía comorbilidades y había estado internado por la enfermedad.

Se trata de Rubén Bentos, de 55 años, quien se desempeñaba como jefe de Enfermería, y había sido internado hace diez días en el Carrasco, para luego ser derivado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

Bentos hacía 20 años que se desempañaba en el área del Sáenz Peña, donde había ingresado por concurso, y era muy querido por sus compañeros. “Era un adulto mayor con comorbilidades, era insulinodependiente. Tenía las dos vacunas pero no por eso estaba libre de tener la enfermedad, sabemos que las vacunas solo disminuyen la mortalidad”, indicaron sus allegados.

Trabajadores del nosocomio destacaron que pese que hay mucho personal con comorbilidades, les han suspendido las licencias y vacaciones y los hacen trabajar igual. En este sentido, pidieron la incorporación de más personal y elementos de protección.