Este jueves se votó en el Concejo Municipal de Rosario modificó el Código de Faltas para poder sancionar económicamente a todas las personas que organicen fiestas clandestinas en el contexto de pandemia. El monto máximo que podrían podrían pagar los organizadores o facilitadores de estos eventos es de dos millones y medio de pesos.

//Mirá también: Identificaron a 19 personas en una fiesta clandestina en el barrio de la Carne

Podrán ser sancionados tanto los propietarios de los lugares como “poseedores, tenedores de establecimientos, casas, quintas, fincas u otro tipo de inmuebles, sean personas físicas o jurídicas”, si se detectan bailes o espectáculos donde haya “venta de entradas, de alcohol, y/o el ingreso masivo de personas, sin la habilitación correspondiente”.

María Eugenia Schmuck, presidenta del Concejo y autora de esta iniciativa, sostuvo que es “esencial implementar medidas que contrarresten la generación de eventos, reuniones o fiestas privadas ilegales o clandestinas” ya que durante las restricciones estos eventos se multiplicaron y “ponen en riesgo la salud de todos”.

//Mirá también: Un bar escondió a los clientes en el baño en una fiesta clandestina en Rosario

Los montos de las multas se aplicarán por Unidades Discales (UF) e irán desde 2.300 a 4.600; el valor de las mismas se establece de a cuerdo al valor del litro de nafta súper de YPF, actualmente el valor que rige es de $98. Pero si las fiestas se dan en medio de la emergencia sanitaria, la multa se elevaría hasta 25 mil UF. A esto se le duma el decomiso de elementos y las clausuras si se tratan de locales comerciales.