Los taxistas preparan un pedido de aumento de la tarifa del 30%, luego de que el estudio de costos arrojara que existe un desfasaje del 58%. El último ajuste había sido por el mismo porcentaje en diciembre del año pasado.

//Mirá también: Taxis deberán contar con información de los titulares y conductores

Como tantos otros rubros, el de los taxis viene muy golpeado luego de un año de pandemia. La cuarentena estricta del año pasado llevó a que muchos conductores dejaran la profesión, y si bien la actividad se recuperó cuando se fueron liberando las medidas sanitarias, estas nuevas restricciones amenazan con llevar al rubro a sus peores días.

Taxis de la ciudad de Rosario

Encima los costos fijos como el GNC, seguros y repuestos no han parado de crecer, llevando la diferencia entre la tarifa y los gastos al 58%. Teniendo en cuenta que las paritarias del gremio tachero, como la de la mayoría de los rubros se está cerrando en torno al 30%, desde la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti) pidieron ese mismo porcentaje de incremento.

De aprobarse este incremento, la bajada de bandera diurna subiría de $81 a $105,3, y la ficha de $3,9 a $5.07. En cuanto a la nocturna, pasaría de $91 a $118,39 y de $4,20 a $546 respectivamente.

Taxistas de Rosario protestaron contra el anuncio de la llegada de Uber. (Archivo)Archivo

“No pedimos un número mayor porque sino matamos a la actividad, pero algo tenemos que subir para achicar diferencias”, manifestó Mario Cesca, al frente de Atti, a Vía Rosario, al tiempo que admitió que los cierres más tempranos de comercios ya los están afectando. “A la noche veníamos trabajando bien porque había gente en bares y restaurantes, pero ahora que todo empezó a cerrar antes hay menos actividad y se hace más difícil”, se sinceró.

//Mirá también: La familia de Pillín Bracamonte maneja seis chapas de taxi

En la semana los taxistas celebraron la noticia de un fuerte incremento en las multas de vehículos de transporte ilegales, como los que operan con Uber o como remises truchos, que con la crisis se multiplicaron en el último tiempo. “Mientras nosotros tenemos toda la gente anotada y tenemos que pagar muchísimas tasas, nos obligan a tener autos nuevos, ni Uber ni estos remises truchos pagan nada. La única forma de frenarlos es con multas más severas”, sostuvo.

A partir de ahora las sanciones serán de $150 mil para los titulares de los vehículos, mientras que quienes operen a través de plataformas ilegales como Uber deberán pagar de $100 mil a $300 mil.