Un mozo fue baleado días atrás y se pensó que había sido víctima de un robo, pero este viernes la vocera de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) comentó algo que hizo dar un giro rotundo a la causa: el hombre habría contratado a un sicario para atentar contra sus empleadores pero se arrepintió y terminó siendo él el agredido.

//Mirá también: Video de balacera contra un kiosco estremece a vecinos de Granadero Baigorria

El ataque se produjo el pasado 24 de octubre y en ese momento se pensó que los 14 balazos que recibió el mozo del Viejo Balcón fueron producto de un intento por robarle el auto; pero la pericia de su celular hizo que esta hipótesis se descarte.

El auto baleado en la zona sur de Rosario.

Según detalló María Sol Sala, vocera de la AIC, detalló: “Para no descartar hipótesis, porque se hablaba de un robo, solicitamos el secuestro de los teléfonos. Allí pudimos conocer que la persona se postulaba junto a un compañero de trabajo al gremio de Gastronómicos”.

En la pericia del celular también se detectó, según informa Rosario3, que “estaban planeando un ataque a su empleadora”, el mozo “intentó contratar a un tercero para atentar contra los dueños del restaurante”. Esta persona contratada pertenecería a la barra de Newell’s.

//Mirá también: Piden 20 años de prisión a los autores de un brutal crimen en Vía Honda

La intención del hombre habría sido que su empleadora sea golpeada, pero antes de que pase se arrepintió y por esta razón la persona contratada lo fue a buscar a él y gatillo 14 veces en su contra en una cochera de Hilarión de la Quintana al 1600 dejándolo herido.