El municipio de Rosario advirtió que no permitirá “el funcionamiento de empresas que violen la normativa vigente”, luego de que la multinacional Uber realizara una nueva convocatoria a choferes de esta ciudad, en la que su servicio no está habilitado.

Los taxistas y remiseros de la ciudad santafesina de Rosario reclamaron “señales” de la Intendencia para evitar la instalación de Uber, que se presenta como “mediador” entre usuarios y prestadores del servicio de movilidad. El secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Yanotti, aseguró que “no hay mercado” para el desembarco de Uber ya que, consideró, “hay una sobreoferta de transporte impresionante”.

Rechazan la llegada de Uber a Rosario

El presidente de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis (Catiltar), José Iantosca, le pidió al municipio en declaraciones a Canal 3 que brinde “señales que empiecen a combatir a las apps ilegales”. A través de un comunicado, el municipio local señaló que “toda empresa de servicios de viajes que pretenda funcionar en la ciudad de Rosario debe ajustarse a los requisitos y obligaciones que establece la normativa vigente para poder circular, tales como la habilitación del vehículo y demás requisitos que regulan la actividad”.

Por medio de sus redes sociales, la aplicación multinacional Uber realiza una convocatoria a choferes de la ciudad de Rosario, a quienes promete “por lo menos 39 mil pesos en sus primeros 200 viajes”. Los interesados deben informar si poseen automóvil o no para prestar el servicio.

Sin embargo, el municipio ratificó que “no está permitido el ingreso de empresas que han demostrado no adaptarse a las regulaciones vigentes en ninguna de las ciudades que han intentado operar, y que se sancionará según la normativa vigente”.