La Justicia rosarina confirmó este miércoles la muerte de un chico de 15 años baleado en la cabeza en la zona oeste rosarina. Los primeros testimonios recabados por las autoridades indican que el fallecimiento fue producto de un disparo accidental mientras estaba junto a un grupo de personas.

//Mirá también: Desbarataron una banda de narcomenudeo rosarina y detuvieron a 4 personas

La investigación del Ministerio Público de la Acusación (MPA) comenzó a las 5 de la mañana, cuando la Policía fue a inspeccionar una vivienda abandonada ubicada sobre Fraga al 3000. Allí encontraron el cuerpo de Pablo Moisés Arregui, quien presentaba una herida en la región occipital.

Las autoridades presumen que el adolescente estaba manipulando un arma de fuego y la accionó por error, provocando su muerte. Además de corroborar esta versión, el fiscal Patricio Saldutti ordenó la identificación de quienes estaban acompañando a la víctima en ese momento. La misma tarea realizará la Justicia de Menores.

//Mirá también: Condenan al “Gordo Brian” a 20 años de prisión por asesinar a un adolescente

En cuanto a la evidencia sobre el fallecimiento del joven, fuentes oficiales reportaron el secuestro de una vaina servida y dos proyectiles intactos. El material será sometido a peritajes balísticos en paralelo con la autopsia a cargo del Instituto Médico Legal (IML). El cuerpo fue trasladado por personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) tras confirmar el deceso.