Garbarino cerró definitivamente las sucursales de Rosario, en el marco de la grave crisis que atraviesa por su enorme pasivo y falta de avances en la negociación de venta. La medida afecta a 56 trabajadores de la ciudad, y 4000 a nivel nacional.

//Mirá también: Conflicto en Garbarino: piden saber cuál es la situación laboral de los trabajadores

Al cierre del local de Córdoba al 1200 se le sumó este viernes de las sucursales ubicadas en el Alto Rosario, en El Portal y en un hipermercado de zona sur. Para el gremio se trata de un “lockout patronal”, ya que los empleados recibieron expresamente la orden de no abrir los locales.

“Este fue un lockout patronal porque no hubo abastecimiento de mercadería, no se hicieron cargo de los salarios de los trabajadores. Les deben abril y mayo. La empresa dejó caer los locales y ahora cerraron por tiempo indefinido más de doscientas sucursales en todo el país”, indicaron desde Empleados de Comercio.

//Mirá también: Garbarino reabrió sus locales en Rosario y pagó parte de lo que debía a empleados

En las últimas horas se conoció la noticia de que se complicó la venta de la cadena por el creciente pasivo acumulado desde mayo. Mientras tanto, la actual conducción de la empresa decidió dejar de pagar salarios y achicar costos fijos al máximo cerrando todas las sucursales. El conflicto está en manos del Ministerio de Trabajo de la Nación.