Un operativo de control en el centro de Rosario derivó este miércoles en el arresto de un padre frente al Colegio Marista. La Municipalidad denunció que le dio a una trompada a un inspector de tránsito cuando fueron a pedirle documentación para hacerle una multa porque había estacionado en doble fila.

El episodio se registró a primera hora cerca de la esquina de Alvear y Córdoba. Fuentes del Ejecutivo local confirmaron que el hombre detenido había llevado a su hijo a clases en una de las instituciones que también tiene acceso sobre Bulevar Oroño.

En ese momento, un agente de la Dirección General de Tránsito (DGT) se acercó al automovilista para advertirle que había cometido una infracción. Dada la situación, el inspector le pidió la licencia de conducir como parte del procedimiento, pero además de la negativa recibió un puñetazo.

La secretaria de Control y Convivencia de la Municipalidad, Carolina Labayru, apuntó que la policía intervino de inmediato porque había personal adicional trabajando en la zona. Así resolvieron llevarse demorado al hombre a la Comisaría 2 ° luego de la denuncia sobre el episodio.

La funcionaria recordó que el estacionamiento en doble fila no sólo altera el tránsito, sino que además “genera inseguridad para que los chicos puedan ingresar” a las escuelas. Ante la consulta de Radio 2, afirmó que actualmente realizan operativos en 25 colegios para prevenir este tipo de faltas.