Aunque no se trató de las fiestas clandestinas que suelen registrarse los fines de semana, la Policía demoró a nueve personas por violar las restricciones sanitarias en Rosario. Puntualmente les atribuyen disturbios frente al Galpón 13, donde estaban reunidas este domingo a la madrugada.

//Mirá también: Restricciones en Rosario favorecieron la ordenanza de alcohol cero para manejar

El operativo se puso en marcha a raíz de una denuncia telefónica sobre incidentes por la noche en el paseo de la costanera central. Allí advirtieron que estaban arrojando piedras contra el inmueble que pertenece a la Municipalidad, por lo que intervinieron agentes de la Brigada Motorizada.

Durante el procedimiento cerca del cruce de Sargento Cabral y Avenida de los Inmigrantes, los efectivos advirtieron además que los sospechosos estaban tomando alcohol en la vía pública. Así, todos fueron trasladados a la Comisaría 2° por incumplir las medidas para prevenir la propagación del coronavirus.

//Mirá también: Pese a las restricciones hubo fiestas clandestinas en Rosario y un bar escondió clientes en el baño

Luego del traslado, las autoridades identificaron a seis hombres y tres mujeres adultas. De acuerdo a voceros de la Unidad Regional II, una de ellas tenía un pedido de captura de la Justicia federal emitido a fines de noviembre de 2020. A partir de allí se esperaba la intervención del Ministerio Público de la Acusación (MPA) para resolver su situación procesal.

Los disturbios frente al Galpón 13 fueron denunciados en el marco de las restricciones sanitarias dictadas por la pandemia de COVID-19. Hasta el 9 de julio en Rosario no se permite la circulación vehicular nocturna entre las 20 y las 6 del día siguiente, salvo para actividades esenciales. Asimismo, las reuniones sociales sólo pueden realizarse en espacios públicos al aire libre con un máximo de 10 personas.