Bajante del río Paraná en Rosario: el nivel cayó casi 2,5 metros en 51 días

En medio de la sequía, el descenso es “extremadamente preocupante” para ambientalistas ante la amenaza de incendios.

El río Paraná recorre toda la costa de Rosario.
El río Paraná recorre toda la costa de Rosario. Foto: Luciano Canteros

Aunque los números están lejos del piso histórico del verano anterior, la bajante del río Paraná en Rosario continúa después de dos meses y medio. En ese período de tiempo, el nivel se redujo casi 2 metros y medio mientras los especialistas advierten que la situación no mejorará en los próximos dos o tres meses.

De acuerdo al registro de Prefectura Naval Argentina, el canal principal alcanzó una altura de 56 centímetros frente a la ciudad. La marca de este lunes al mediodía es la más baja en más de nueve meses, de acuerdo al informe de la fuerza federal de seguridad.

Desde El Paraná No Se Toca remarcaron que el escenario actual es “extremadamente preocupante” y creen que el descenso “podría ser más pronunciado” en el futuro cercano. Hasta el momento, no hay pronístico de eventos meteorológicos que indiquen un cambio en esta tendencia.

Como integrante de la organización no gubernamental, Jorge Bártoli consideró que la caída del nivel del río implica un retorno a la situación de 2020. En este sentido, señaló que se repite “la falta de lluvias importantes en la zona” y eso “conspira al momento de apagar los focos de incendios en las islas”.

El ambientalista añadió que no solo se trata de un problema en Rosario. Las mediciones en otros puntos clave de la cuenca como Iguazú e Ituzaingó también indican que el Paraná está bajando al sur de Yacyretá.

Una bajante que vuelve a encender alarmas después de 3 años

Según el análisis de Bártoli, es “evidente y necesaria la creación de un comité de cuencas internacional” para abordar la crisis ambiental. En diálogo con Télam, propuso que dicho organismo “analice y coordine acciones sobre la erogación de aguas río arriba, de las represas que siguen regulando los caudales”.

El último repunte del Paraná en Rosario fue a fines de noviembre y principios de diciembre, cuando superó los tres metros de altura”, recordó el ambientalista. Esa variación positiva abrió la puerta para que los sábalos llegaran a lagunas interiores del Delta, donde desovaron para volver a generar el ciclo reproductivo.

Bártoli advirtió que esas zonas se secaron de nuevo por la bajante y la falta de lluvias. De esta forma, teme que esos peces desaparezcan antes de tiempo.

“Los incendios en las islas continúan, eso es todo el tiempo, y esta última semana, se pudieron ver columnas de fuego frente a Rosario”, explicó el integrante de El Paraná No Se Toca. Así, concluyó: “Lamentablemente, no hay margen para ser optimistas”.

Temas Relacionados