El empresario rosarino Nicolás Paladini se refirió este martes a su procesamiento a partir de una denuncia de la AFIP por evasión de impuestos de BioCom, firma que lo tiene como presidente. Aclaró que no hay maniobras ilícitas, apuntó contra un productor de soja y comparó el episodio con la muerte de su padre.

En diálogo con TN, Paladini precisó que las operaciones que están siendo investigadas datan "de 2007 y 2009" cuando la empresa que preside le compró soja a un productor para luego exportar a Chile.

Paladini se despegó de las maniobras ilegales y sostuvo que en la compañía "no hay facturas truchas". Y luego aclaró: "Después que nosotros le compramos, al tiempo, la AFIP comenzó a investigar a esta persona, este productor, que estaba flojo de papeles".

"Si una empresa le está comprando materia prima a otra y esta persona tiene la habilitación de la AFIP, no hay nada ilegal", dijo.

A continuación, el empresario manifestó: "Hay una ley que ampara en donde dice que si una empresa le compra a un productor habilitado y luego esta persona tiene problemas con la AFIP, no tendría que tener inconvenientes esa empresa".

"Yo tengo en la mano el papel donde la AFIP habilita la compra", se excusó Paladini, quien además hizo un descargo a través de su cuenta de Instagram.

Comunicado de Nicolás Paladini sobre presuntas estafas al fisco. (Instagram)
Comunicado de Nicolás Paladini sobre presuntas estafas al fisco. (Instagram)

La causa, que está a cargo del juez Carlos Vera Barros, busca determinar si la empresa Biocom SA percibió indebidamente $ 1,8 millones en concepto de reintegros de exportación, por medio de la presentación de facturas apócrifas de supuestas operaciones con proveedores también apócrifos.

Además de ser procesado este lunes por supuesta estafa al fisco, la Justicia le trabó a Paladini un embargo de un millón de pesos y también le inhibió sus bienes.

Según esa investigación, la empresa operaba a través de un conjunto de sociedades y personas físicas que actuaban en el mercado de granos como productores y vendedores de cereal, para que la firma imputada computara crédito fiscal a su favor en las declaraciones juradas.

on dos situaciones similares. Lo que le pasó a mi viejo fue un tema politico en donde no convenía que un empresario de esa talla tenga un inconveniente por inseguridad".

"En ese momento los fiscales dijeron que fue una accidente. Los informes luego determinaron que no fue así", cerró.