Las víctimas afirman que Javier Alejandro Zamora los engañó con la excusa de que tenía que cerrar la venta de una moto.


La Justicia provincial liberó bajo fianza a un comisario acusado por una estafa millonaria al norte del Gran Rosario. La denuncia tomó estado público a fines de julio, cuando lo separaron de su cargo. El sábado había quedado detenido y ahora la investigación continúa en base a la declaración de otros policías endeudados por el uso de su CBU.

Este martes, Javier Alejandro Zamora fue imputado por enriquecimiento ilícito y defraudación. El Ministerio Público de la Acusación (MPA) presentó los testimonios de tres subalternos cuyos datos utilizó para sacar préstamos sin que ellos lo supieran. A cada uno les decía que había venido una moto y necesitaba ayuda para recibir el dinero por problemas con su propia cuenta.

El fiscal Carlos Ortigoza presentó tres casos en esta primera audiencia, pero estiman que son casi 15 los damnificados por maniobras como las que atribuyen al ex titular de la Comisaría 11° en Aldao. Según informó Pregón, las estafas cometidas dentro de una supuesta red vinculada a cuevas financieras ascienden a dos millones de pesos.

Zamora no es el único integrante de la fuerza que está en la mira de la Justicia por estos delitos. En la causa también se menciona a Osvaldo E. como otro policía cómplice para obtener la plata mediante estos préstamos fraudulentos. Este último también pasó a disponibilidad una vez que se inició la investigación judicial en el departamento San Lorenzo.




Comentarios