Brigadistas siguen combatiendo a destajo las llamas en las islas de Entre Ríos, que ya a esta altura pocos dudan de su condición de intencionales. Sin embargo los focos siguen apareciendo por doquier, y una vista aérea reveló el desastre ambiental que se está provocando.

Desde un helicóptero que sobrevoló la zona registraron los numerosos incendios ocasionados en el área, cuyo operativo de combate pone en riesgo la vida de bomberos y brigadistas, y tiene un costo de $10 millones diarios.

Todo esto ocurre ante la pasividad de las autoridades entrerrianas, que discursivamente se muestran a favor del histórico reclamo de los rosarinos, pero que en la práctica hacen casi nada para que la situación cambie.

Frente a ello, la Municipalidad de Rosario decidió ampliar la denuncia federal, Nación anunció más presencia nacional para controlar los focos, y el gobernador Omar Perotti pidió encarcelar a los responsables. Mientras tanto, el intendente de Victoria, Darío Maiocco, se mostró preocupadísimo por una presunta amenaza que recibió por Whatsapp y realizó una denuncia. Eso sí, nunca mostró tal velocidad en aportar algo a la solución del conflicto.