Mientras los ex combatientes reparten raciones de comida todas las noches, sus hijos complementan su tarea solidaria entregando desayunos.


Cada vez que se los requiere, ellos están. Los veteranos de Malvinas de Rosario siempre colaboran con aquellos que más lo necesitan, y en el marco de esta pandemia lo están haciendo repartiendo raciones de comida todas las noches. Pero desde hace tiempo que no caminan solos porque sus hijos, agrupados en Generación Malvinas, siguen sus pasos solidarios y también se sumaron a la movida, en este caso, distribuyendo un desayuno por diferentes barrios de la ciudad.

“Somos unos 100 chicos que heredamos de nuestros padres el amor a la patria, la solidaridad y el deseo de devolver algo a la sociedad por todo lo que recibimos”, comentó a Vía Rosario Ever Arnoldo, periodista y uno de los referentes de la agrupación. Es por eso, que complementando el trabajo de los héroes de Malvinas que entregan 350 raciones de comida por noche, los jóvenes dan una mano con el desayuno.

“Desde hace un mes estamos distribuyendo unas 500 raciones de mate cocido con facturas, galletitas o tortas fritas en distintos puntos de la ciudad”, relató. Así es como pasaron por el Distrito Oeste, por Washington y Casiano Casas, club Los Pumitas y este viernes estarán en barrio República La Sexta, en la esquina de Berutti e Ituzaingo, a las 10 de la mañana.

“Siempre nos apoyamos en organizaciones intermedias que nos dan una mano en la logística, convocan a la gente y colaboran con comida”, explicó y agregó que en este caso trabajarán en conjunto con la Federación Universitaria de Rosario (FUR).

Destacó que lamentablemente la situación es cada vez más difícil, porque mucha gente de los barrios perdió el trabajo y necesita de esta ayuda que Generación Malvinas brinda una vez por semana. Más allá de esto, para ellos la satisfacción de poder darle una mano al prójimo se agiganta al hacerlo junto a sus padres, aquellos que combatieron en Malvinas, y que hoy batallan contra las consecuencias económicas y sociales de la pandemia.

Quienes quieran colaborar con yerba, azúcar, leche o cacao en polvo, pueden acercarlo a la sede de la agrupación ubicada en Ayacucho 1467 de 9 a 12. Los cientos de personas que reciben ese desayuno se lo agradecerán.




Comentarios