El vice de la entidad advirtió sobre "dificultades a corto plazo en lo económico" en medio de la crisis por el coronavirus.


El vicepresidente de Rosario Central, Ricardo Carloni, advirtió respecto del parate en la actividad futbolística a raíz de la pandemia de coronavirus que esto le generará a su club “dificultades a corto plazo en lo económico, como el pago de sueldos y de la televisión, la carga impositiva, los sponsors que se caen, los socios que empiezan a abonar menos y todo el efecto rebote que eso conlleva”.

“Queremos ver la posibilidad de si habrá alguna ayuda económica para los clubes”, le indicó Carloni al diario La Capital en la previa de la reunión realizada hoy en el predio de AFA, en Ezeiza, donde se ungió a Marcelo Tinelli como presidente de la Superliga y a Rodolfo D’onofrio, titular de River Plate, se lo reintegró a la conducción de la casa madre del fútbol argentino.

“Rosario Central tiene la sede social abierta, pero las actividades deportivas, culturales y sociales están suspendidas y los predios cerrados. Muchos empleados se llevaron el trabajo a su casa?, amplió.

Al realizar un parangón con el fútbol y otras actividades, Carloni admitió que “es cierto que la mayoría de los negocios están abiertos en la ciudad. Mi empresa está abierta. Todos estamos en riesgo. Pero entiendo que los jugadores no querían jugar la primera fecha de la Copa de la Superliga, y hay que respetarlos cuando el Ministerio de Salud informa que hay riesgos y por ello hay que acatar las medidas. Lo que pasa es que después estarán los otros problemas como afrontar los sueldos”, volvió a advertir.

“Es cierto que pueden disminuir los gastos porque los predios están cerrados, pero ahora hay que abonar sueldos de jugadores y el personal y pagar los impuestos. Ahí hay una problemática. Y si son dos semanas de parate recién ahí se volvería al entrenamiento, pero después calculo que serán quince días más para reiniciar el torneo si todo marcha de la mejor manera. Al no estar la Copa América hay fechas disponibles”, estimó.

“Antes del partido con Colón hablé con el capitán del equipo, el arquero Jeremías Ledesma, y estaba todo bien. Entendía que si la disposición de AFA era jugar había que hacerlo. El plantel estaba predispuesto a jugar reconociendo los riesgos lógicos y las precauciones que todos tomamos para prevenir esta grave enfermedad?, verificó finalmente Carloni.




Comentarios