El muchacho había pasado a buscar a su padre a la salida del trabajo que había empezado hace apenas una semana.


Un albañil de unos 50 años fue internado tras un accidente en el centro rosarino este lunes por la tarde, cuando su hijo y sus compañeros de trabajo lo auxiliaron en el foso del ascensor proyectado para un edificio de siete pisos.

La caída ocurrió por la tarde, poco antes de que la víctima saliera de la obra en Salta y Dorrego. Hacia las 18, médicos del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) acudieron al lugar e intervinieron junto con los bomberos para asistirlo, por lo que el tránsito estuvo cortado hasta que consiguieron trasladarlo a un hospital.

El joven que ingresó a la propiedad al advertir lo que había ocurrido detalló que había ido a buscar a su papá para regresar juntos después de trabajar. Después de asegurarse de que estaba fuera de peligro, recordó que lo habían empleado hace algo más de una semana.

El caso tomó estado público casi en simultáneo con la difusión de las últimas estadísticas sobre accidentes laborales en todo el país, un indicador que reflejó una leve caída a lo largo del primer trimestre en Santa Fe. En cuanto a este episodio puntual, afirman que el obrero salió consciente gracias a que “unos fenólicos amortiguaron el golpe“.

El albañil estaba en el tercer piso y tenía casco cuando empezó a bajar con el guinche, aunque en primera instancia no trascendió el motivo del impacto. “Las piernas las mueve bien y los brazos también”, contó uno de los testigos en un reportaje con Canal 3.

Fotografía: Canal 3.





Comentarios