El gobernador Miguel Lifschitz confirmó este miércoles que se siguen rastros firmes de los últimos tres evadidos de la autopista Rosario-Santa Fe que todavía no han podido ser recapturados. Los dichos del mandatario se conocieron horas después que el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, confirmara la detención Alfredo Rojas y Carlos D'Angelo, dos de los cinco reclusos que protagonizaron la cinematográfica fuga cuando eran trasladados en un minibús del Servicio penitenciario hace casi tres semanas.

"Hay pistas firmes sobre los tres que todavía permanecen en libertad, para que en las próximas semanas vuelvan al lugar donde deben estar", consideró Lifschitz, en contacto con Radio 2, dando cuenta de la información que maneja la cartera de comanda Pullaro.

El jefe de la Casa Gris ponderó el trabajo realizado para dar con Rojas y D'Angelo. "Es una investigación que venía desde hace bastantes días, que permitió detectar la presencia de dos de los prófugos en una villa del Gran Buenos Aires y en una intervención en la noche de ayer o en la madrugada de hoy fueron aprehendidos", indicó el gobernador , sobre la acción en la que también tuvo participación la Policía Federal.

Pullaro subrayó más temprano en Twitter que el despliegue requirió “una acción compleja” e “implicó una tarea de seguimiento de muchos días, con infiltrados y reportes continuos a fin de determinar el momento de las detenciones”.

A la hora de confirmar las identidades, el ministro dijo que D’Angelo es uno de los condenados por el homicidio del joyero Edgardo Giménez en Granadero Baigorria. Los dos recapturados tenían en su poder pistolas robadas a sus custodios en el momento en que lograron salir a la ruta mientras los llevaban hacia la cárcel de Coronda.