Laila Hallar y Pablo Luna, son de Río Gallegos y dejaron sus trabajos para viajar por el mundo trabajando Online.


Hay mil formas de vivir la vida. Y en esa variedad están quienes eligen destinos sorprendentes como el que tomó una joven y conocida pareja de Río Gallegos.

Se trata de Laila Hallar y Pablo Luna, quienes llevan ya más de ocho meses y medio viajando por el mundo con un sistema particular, poco conocido por estos lados, que les permitió cumplir un sueño que hace un buen tiempo tenían en común.

A la distancia, contaron que todo surgió “de una necesidad” que tenían los dos de “concretar un cambio radical”.

“Lo veníamos pensando hace mucho, varios años, y lo teníamos como algo pendiente que íbamos a hacer en algún momento, pero la verdad es que los dos estábamos bien laboralmente, haciendo nuestra casa y bastante estables, por lo que siempre lo dejamos para más adelante”, comentó Laila en el inicio de un largo relato sobre el sueño que hacen realidad.

Laila Hallar y Pablo Luna

Luego contó que, de repente se empezaron a dar las condiciones: “A nosotros nos gusta hacer actividades al aire libre, deportes, nos gusta mucho la naturaleza y la realidad es que el hecho de estar en Gallegos nos limitaba mucho, sobretodo por el clima. Pero en general, la ciudad lamentablemente no nos ofrecía lo que estábamos buscando” Laila comentó que en ese momento Pablo estaba trabajando en el Tennis Club, además de dar clases de educación física en una escuela especial y tenía sus alumnos particulares porque es personal trainer.

También tenían una empresa en común que se llama “Aventura al Sur”, de organización de eventos para chicos, para adultos, para empresas y particulares. Por su parte, Laila daba clases de acrobacias en tela, pilates y renunciaron a todo eso.

“Estábamos terminando la casa y arrancamos”, señaló y detalló: “La idea principal de todo esto era salir de Argentina, ver el mundo, conocer otros lugares, otras costumbres, buscando aire libre y verde, pero yo no me animaba a dar el gran salto para irnos tan lejos, dejando todo sin saber qué va a pasar.” “Me convencí que se puede. Que no es tan grave dejar todo y arrancar como de cero. Es algo que se puede hacer y decidimos dar el siguiente paso, viajando a Río Gallegos para cerrar un par de cosas que teníamos”, explicó.

Laila Hallar y Pablo Luna

Cómo lo hacen

Lo que muchos se preguntan, y les preguntan, es cómo hacen para viajar tanto y Laila explicó la fórmula de la felicidad: “Es un viaje pensado para ser tipo “low cost”, en el sentido de que no nos damos grandes lujos. Por el momento viajamos haciendo “Housesitting” y “Couchsurfing”, pero no descartamos la idea de trabajar en algunos lugares, si las condiciones nos permiten hacerlo de manera legal” Luego advirtió que sí hacen trabajos “Online”, aprovechando que Pablo es “personal trainer” y tiene alumnos a distancia y la empresa “Aventura al Sur” continúa, por lo que tienen algunos pequeños ingresos que no alcanzan para sustentar todo el viaje, pero “siempre es una ayuda”.

Largada

El comienzo del viaje fue viajando desde Río Gallegos hacia Punta Arenas, desde donde tomaron un vuelo hacia Santiago de Chile y allí estuvieron una semana o 10 días para cruzar a Madrid, comenzando a viajar, por el momento, por Europa.

“Conocimos bastantes países, varias ciudades y pequeños pueblos, todo haciendo “Couchsurfing” y después “Housesitting”, por lo que nos estamos moviendo con eso. Y está genial”, aseguró la mujer de la pareja.

Fue ella quien, además, comentó como se manejan en redes y cómo hacen para trasladarse: “Obviamente, subimos bastante material a Instagram como fotos, videos y tips de viaje, porque estamos viajando low cost y obviamente buscamos todos los descuentos que se puedan, tratando de ver cuál es la forma más barata de viajar. A veces conviene en tren, a veces colectivo y a veces por avión.

También buscamos cómo ahorrar en comida y claramente no nos damos grandes lujos, tratando de no gastar en cosas que no son necesarias, lo que nos permite que el viaje sea lo más largo posible, ya que no tenemos viaje de vuelta y necesitamos ahorrar, aunque no viajamos como “hippies” y no estamos “tirados” todo el tiempo. Viajamos bastante bien, siempre estamos en casas, muy cómodos y todo es súper placentero.” Brindaron una charla “Online” con medio local, donde explicaron de qué se trata el método que utilizan para viajar por el mundo.

¿Qué es el Housesitting?

Es un sistema de intercambio entre dos partes, en el que una parte tiene su casa con mascotas (aunque puede no tenerlas) y necesita alguien que las cuide y la otra parte, que somos nosotros, los viajeros, que necesitamos un alojamiento.

Lo bueno de este sistema es que no hay dinero involucrado de por medio y ninguna de las partes paga nada, por lo que todos ganamos. En el mundo es caro pagar para que alguien te cuide tus mascotas, ya sea en tu casa o en una guardería, que en ese caso no solo el caro sino que además es malo para las mascotas porque las sacás de su hogar y eso les genera un estrés enorme.

Entonces, como estas personas aman a sus mascotas, ellos prefieren que alguien vaya a sus casas y las cuide, sin pagar por ello. Y en este sistema las mascotas están ciudades, con compañía y la casa tampoco está sola todo el tiempo.

Por otro lado, para los viajeros el alojamiento es caro y en este caso te alojás en hogares súper equipados, ya que son las casas de las familias y entonces vivís como viven ellos. Si la casa tiene huerta, comés de la huerta y si tiene pileta o gimnasio, lo utilizás como si fuera tu propia casa, con el plus de estar acompañado por las mascotas.

Obviamente, te tienen que gustar las mascotas, sino el sistema no sirve y vos tenés que cuidar a los animales, alimentarlos o sacarlos a pasear como si fueran tuyos.. La idea es comprometerse con el cuidado.

¿Qué es el “Couchsurfing”?

“Es como una gran comunidad, con un sistema en el que también hay intercambio sin dinero, pero que en este caso tiene más que ver con un intercambio cultural, donde compartís charlas, salidas, comidas y lo que quieras, tengas o puedas. Cada una de las dos partes comparte un poco lo que tiene o sabe”.

La persona que acepta alojarte en su casa, en principio te ofrece un lugar para pasar la noche, lo que para los viajeros ya es un montón, pero muchos te ofrecen comida o llevarte a algún lugar a pasear y eso es un plus!. Con este sistema viajás, pero no sos un simple turista, sino que muchas veces viajas como un local, aprendiendo su vida, su idioma y sus costumbres. Estas personas te muestran lugares que no son típicos del turismo, por lo que aprendés cosas que de otra forma ni conocerías.

También están las personas que ya han viajado y saben lo que es necesitar un alojamiento, y aunque a veces no tienen el tiempo de compartir, sin embargo te ofrecen un lugar dónde dormir y eso es genial. Con este sistema las personas ofrecen lo que tienen, por lo que podes dormir tanto en una habitación privada, con baño privado, como en una habitación pública, en un sillón o en tu bolsa de dormir.

La página Web tiene muchos filtros que podes utilizar para elegir lo que estas dispuesto a aceptar y a ofrecer. De esta manera, tanto el viajero como el que decide hospedar, pueden elegir en base al perfil.

Ustedes cuentan todo en la Web y en redes sociales.

-Sí, “Súbete a mi viaje” (subeteamiviaje.com.ar) es solo el nombre que le pusimos a nuestro viaje. Intentamos mostrar nuestro viaje, contar que se puede viajar sin tener tanta plata. Mostramos los lugares que visitamos y contamos como lo hacemos. Damos tips de viaje, compartimos descuentos etc, porque antes de viajar, pensás que es una locura, que es una cosa re lejana, que no se puede, que es difícil, que es imposible. Muchos NO. Todas esas cosas son impuestas desde afuera, o desde un otro y uno lo toma como real. Durante el viaje nos dimos cuenta de un montón de cosas.

En principio que SI SE PUEDE. que no hay que tener tanta plata, que no es imposible. Y el viaje también nos sirvió y nos sirve para abrir la cabeza en un montón de sentidos. Para eliminar prejuicios que uno tiene sobre otros países, y otras culturas. Ves otras realidades.

Nos maravillamos de ver como en otros lugares las cosas sí funcionan y no dejamos de comparar todo con Gallegos y con Argentina y pensamos que realmente se pueden hacer tantas cosas para mejorar! Y cosas tan simples.

-¿Qué le dirías a la gente que sueña con hacer algo así?

-Les diría lo que le dijimos ya a muchos: ¡Que lo hagan!! Que se animen a tirarse a la pileta y lo intenten. No hay chance de que se arrepientan. Por supuesto que en el camino algo puede salir mal, pero el saldo siempre va a ser positivo. Hoy la tecnología ayuda muchísimo. Hay que tratar de informarse lo mejor posible y confiar.

Fuente: (El Diario Nuevo Día)




Comentarios