El miércoles por la tarde murió la mujer que días atrás fue dada por muerta y que minutos antes de ser cremada se descubrió que estaba viva. La noticia fue confirmada por el jefe de Prensa de la Policía del Chaco, Alejandro Domínguez quien debido a las actuaciones judiciales en curso, no pudo brindar más detalles de lo ocurrido.

La mujer, de 89 años y oriunda de Resistencia, se encontraba internada en el Sanatorio Sagrada Familia de la capital chaqueña desde el fin de semana próximo pasado. Debido a la gravedad de su estado se decidió que la mujer quede en terapia intensiva. Finalmente el lunes por la tarde, desde el centro médico, se notificó a los familiares que había fallecido.

Tras esto se iniciaron las correspondientes diligencias e iniciar el proceso de cremación. Ya en la sala crematoria, y cuando estaban por darle el último adiós, el pequeño grupo de familiares que pudo estar en el lugar debido a las restricciones sanitarias descubrió que la mujer aún respiraba. Inmediatamente se pidió asistencia médica y se la internó en otro sanatorio de la ciudad.

La hija, de 54 años, realizó la denuncia por mala praxis en la Comisaría Primera de Resistencia quienes notificaron el hecho a la Justicia en donde se abrió una causa la cual esta a cargo de la fiscal Ana González de Pacce.

La funcionaria judicial dispuso que se tomen declaraciones a los médicos que la atendieron, como así también el historial clínico, donde explicaría el pronóstico, el diagnóstico y la evolución que terminó en el fallecimiento de la mujer.

Según detallaron fuentes de la investigación el acta de defunción del sanatorio tenía errados los datos de la paciente y no presentaba ni sello ni la firma de ningún profesional de la salud de la clínica y tampoco figuraba ni la hora ni el motivo de la muerte.

Se espera que los primeros días de febrero la denunciante preste declaración ante la fiscal.