Los cuatro efectivos policiales imputados continúan cumpliendo tareas pasivas en la fuerza de seguridad por decisión del gobernador.


La Secretaría de Derechos Humanos de Chaco, en el marco del juicio por el violento procedimiento policial que se llevó a cabo en una vivienda de la localidad de Fontana, solicitará que la imputación cambie “de tipo penal a tortura”.

Este martes se sumo la declaración de testigos del hecho que tuvo lugar también en la Comisaría tercera de Fontana. “Se probó que el procedimiento fue irregular y vamos a solicitar el cambio de tipo penal a tortura porque también se probó el sufrimiento que padecieron las víctimas”, indicó la subsecretaria de Derechos Humanos y Géneros, Nayla Bosch, en declaraciones a Radio Provincia.

Lesiones (Foto: ChacoDíaPorDía)

“Ese grave sufrimiento está vinculado directamente a la figura institucional, a la figura policial. Es el indicador para hablar de tortura en lugar de vejación”, señaló la funcionaria. En ese marco, apoyo los pedidos que realizó el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura.

En cuanto a la situación actual de los cuatro efectivos policiales imputados, confirmó que todos ellos continúan cumpliendo “tareas pasivas” en la fuerza de seguridad por decisión del gobernador: “No cumplen funciones en ninguna dependencia policial, ni tampoco administrativa. Están en sus domicilios y con una reducción salarial”.

Capitanich. Violencia institucional en Chaco


En esta nota:

Policiales Chaco


Comentarios