Intensificando medidas preventivas, el gobierno provincial, a través del Ministerio de Producción e Industria, dispuso que a partir de este sábado, todos los supermercados e hipermercados de la provincia deberán cerrar sus puertas a las 21 horas, sin excepción. La medida forma parte del protocolo de actuación establecido a través del decreto 433/20 que dispone el aislamiento obligatorio preventivo por la emergencia sanitaria frente a la pandemia del coronavirus. En la misma línea se determinó que los kioscos con modalidad de atención “24 horas” solamente podrán mantenerse abiertos de 7 a 20.

Por otra parte, el Ministerio recordó que sigue vigente la orden para supermercados y comercios de venta de alimentos que deberán tener, durante su primera hora de apertura, atención exclusiva para los grupos de riesgo y reducir en un cincuenta por ciento la capacidad habilitada de personas dentro del local. Las filas que se puedan formar en las cajas de pago y/o mostradores de expendio, deberán respetar un mínimo de al menos un 1,5 metros de separación entre personas. También se recomendó a los compradores que vayan a realizar las compras se les recomienda no concurrir en grupo (preferentemente solo una persona), ni llevar niños y niñas para evitar la concentración y aglomeración. También se sugiere evitar los horarios de mayor circulación de personas, habitualmente conocidos como “horarios pico”.

todos los supermercados e hipermercados de la provincia deberán cerrar sus puertas a las 21 horas, sin excepción.

Desde este sábado, también, quedó definido que los Kioscos que funcionan con la modalidad “24 horas”, deberán cerrar la atención al público a las 20 y recién volverán a abrir a las 7 del día siguiente. Entre las recomendaciones se agregó que, en caso de manipular dinero, se realice lavado de manos frecuentemente con agua y jabón o higienizar manos con alcohol en gel, evitando el contacto de las manos con los ojos, la nariz y la boca.