El mandatario chaqueño se refirió a los padres que "presionan" a los sindicatos para que tomen medidad unilaterales.


EL gobernador chaqueño anunció la confirmación del quinto caso positivo de coronavirus en la provincia. Se trata de un menor de 4 años que mantuvo contacto estrecho con un infectado. Otro de los niños dio negativo para COVID19, caso en el que se había dispuesto la suspensión de clases en la escuela 73 pero que al confirmarse el resultado negativo levantaron para que las clases continúen normalmente.

Luego de conocerse el caso positivo de coronavirus del niño en edad escolar, el mandatario provincial volvió a pronunciarse sobre la suspensión de clases.

En ese sentido, aseguró que existe “una clara presión social por parte de padres pidiendo la suspensión de clases. Ellos presionan a los sindicatos que promueven decisiones unilaterales. Me preocupa enormemente la paralización de todo tipo de actividades y las consecuencias que eso tiene en el comportamiento social”, aseguró. Y remarcó que “tomamos la decisión de no suspender las clases porque no existe una circulación viral probada. Si existe circulación viral probada se deben suspender las clases”.

“Necesitamos que no exista circulación viral y para esto el aislamiento es clave”, aseguró el primer mandatario provincial.

Capitanich insiste en que “no existe una circulación viral probada” en Chaco, por lo que “continúa la decisión de no cerrar las escuelas”. El gobernador citó los casos de Jujuy y Misiones y aseguró que “las decisiones unilaterales provocan una psicosis extrema con propensión al caos. Cuando existen problemas de estas características, hay que intentar lograr un orden y una estrategia de intervención de base territorial”, explicó.




Comentarios