Es una injusticia que se debe denunciar, afirma un médico rural, oriundo de la ciudad de Buenos Aires.


El médico porteño Rodolfo Franco se instaló hace ocho años en Misión Chaqueña y ahí atiende a comunidades indígenas. En comunicación con Radio Facundo Quiroga dio detalles sobre la situación de abandono que viven los pueblos autóctonos en el Chaco Salteño.

Trabaja en dos pueblos, Misión Chaqueña y Misión Carboncito, donde junto a cuatro enfermeros y cuatro agentes sanitarios atiende a una población que ronda las 6000 personas.

Señaló la grave situación de la zona explicando: “En el norte de Salta un problema muy serio es el desmonte que hace que las comunidades no tengan más su alimentación natural”. Detalló que la proliferación de los cultivos de soja afectó profundamente a los pueblos indígenas ya que no sólo desmontan sino que también envenenan el ambiente después de haber logrado una especie que resiste a la sequía.

En Salta fallecieron once niños pertenecientes al pueblo Wichí, situación advertida hace dos años por el Dr. Franco al director del hospital, quien sólo respondió un frío “ya vamos a ver”.

Refiriéndose a la situación a la que se ven expuestos tanto los trabajadores de la salud como los pacientes, Franco enumeró los faltantes e indicó que hay “poco personal, poco medicamento, sin ambulancias”. Acto seguido la calificó como “un poco a la buena de Dios”.

El doctor trabaja de 7 a 13 horas de corrido y lo más destacable es que no pone tope de atención. “El límite es el horario, en general es así, uno atrás de otro”, explicó el médico.

“El estado nacional dejó de mandar el Plan Remediar y empezó otro que es un desastre; el provincial mandaba un poco lo que podía y la respuesta del hospital era ‘si no mandan no te puedo mandar’”, se lamentó Franco. “Sólo ir a comprar un remedio continúa siendo una injusticia que debe denunciarse”, aseveró el médico.



Comentarios