Durante la mañana, tras recibir un llamado que habría un incendio los agentes acudieron a un domicilio ubicado en calle Monteagudo Nº 1100 aproximadamente, al extinguirlo hallaron gran cantidad de estupefacientes.

Aproximadamente a las 10 horas, los Bomberos realizaban su trabajo, en el segundo piso de un edificio, ubicado por la calle mencionada y al finalizarlo se encontraron con que el siniestro fue iniciado por lámparas utilizadas para un invernadero de plantas que aparentemente serian marihuana, en el momento se hizo presente el inquilino un joven de 20 años, ya que el lugar sería un alquiler.

Observando la escena y tras ver la cantidad de plantines y demás partes de los mismos dieron aviso al Departamento Drogas Peligrosas para que realice las pruebas de campo correspondiente, por lo que los agentes antinarcóticos se hicieron presentes en el lugar, para llevar a cabo su tarea correspondiente.

Procedieron a comunicarse con la División Canes ya que en el interior del inmueble encontraron encerrado un perro de raza rottweiler.

Los efectivos del Departamento Drogas al realizar las pruebas de campo, arrojaron positivo para Cannabis Sativa, comúnmente conocida como marihuana. Seguidamente procedieron al conteo de los estupefacientes que arrojo, 56 plantines de marihuana, la cuales varían entre 20 y 60 centímetros de alto, 200 flores de la misma planta las cuales son llamadas “cogollos”, 1 pastilla de éxtasis, 1 pastilla de LSD, $ 6000 en efectivo, una balanza de precisión.

También secuestraron distintos productos químicos, como ser abono, alcohol etílico, y elementos destinados al desarrollo de las plantas, como ser contenedores de distintos tamaños usados como planteros, lámparas de gran tamaño, placas de aluminio y demás materiales que componían este bunker de marihuana ahora desarticulado.

Por último, el Jefe que se encontraba a cargo del operativo entablo comunicación con la Fiscal Antidrogas Nº 2, dispuso la aprehensión del joven de 20 y al secuestro de todo el material.